• Mantener una relación entre padres e hijos teniendo un familiar con adicción, no es fácil.
  • Sentimientos como el enojo, la culpa y la tristeza forman resentimientos que dificultan la relación.
  • Algunos hijos, sin importar su edad pueden mostrarse groseros o irritados todo el tiempo, pero por lo general debajo de ese dolor existen sentimientos de dolor e impotencia.
  • Es importante reconocer que el alcoholismo, como cualquier otra adicción tiene repercusiones, no sólo en quien padece la enfermedad, sino en el resto de la familia.
  • Los hijos requieren información y apoyo para manejar sus emociones y resentimientos, ya que muchas veces se sienten responsables de sus padres, en especial si alguno de ellos padece de la enfermedad de la adicción, porque es una situación que genera enojo y temor.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×