El uso crónico de la heroína mediante inyección provoca la aparición de venas cicatrizadas o colapsadas, infecciones bacterianas de vasos sanguíneos, abscesos y otras infecciones de la piel y tejidos blandos.

De igual forma produce enfermedades hepáticas, cardíacas y renales. Las complicaciones pulmonares pueden ser el resultado tanto de los efectos depresores (http://bit.ly/1sHednc) de la heroína como del descuido de la salud del consumidor, que por sus hábitos higiénicos o estilo de vida condicionado por su adicción, es más susceptible de adquirir enfermedades respiratorias como la bronquitis y tuberculosis.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×