Algunas veces pensamos que afectar a nuestros hijos únicamente está en función del descuido hacia ellos, pensamos que los hijos afectados son aquellos que sufren abandono o poca presencia de los padres, sin embrago el exceso de cuidados o sobreprotección también es dañino para el desarrollo.

La sobreprotección implica un exceso de cuidado y dependencia hacia los padres. Sin embargo la sobreprotección puede disfrazarse de amor. Pero más que un amor lo que se va generando es una dependencia         .

 

¿Cómo identificar la sobreprotección?

 Como padre puedes identificar si sobreproteges a tu hijo o hijos reflexionando estas preguntas sobre las actividades del día a día:

¿A quién le corresponde, a él o a mí? Cuando le corresponde a él, ¿yo le ayudo o termino haciéndolo?

¿Lo puede hacer por sí mismo?

¿Cuándo lo ayudo es una excepción o es una generalidad?

 

Por otro lado entre las consecuencias de la sobreprotección se encuentran la falta de confianza en la persona, y en los demás. Los niños sobreprotegidos crecen sintiendo que “solos no pueden” y que “el mundo es un lugar inseguro”, del cual se tienen que proteger. Sus padres y sin darse cuenta trasmiten el mensaje de que “sin ellos, no pueden” cuidarse o sobrevivir, disminuyendo el autoestima de los hijos.

En la edad adulta identificamos personas que sin importar cuántos años tengan, no saben cuidarse a ellas mismas. Dependen de otros y colocan en otros su bienestar, tal como ocurre en la codependencia.

Y hablar de dependencia implica carecer de libertad, o tener una libertad condicionada a una sustancia, como ocurre en las adicciones, o a otra persona como en la codependencia.

Y valdría también preguntarse si como sociedad no alimentamos esta sobreprotección y dependencia.

 

Dejando crecer

– La mayoría de las veces la sobreprotección ocurre cuando los temores e inseguridad de los papás se transmiten a los hijos. Es importante que como padre manejes tus miedos, de ser necesario con ayuda psicoterapéutica.

– Deja que tus hijos se equivoquen, querer protegerlos de que cometan errores contribuye a la inmadurez. Recuerda que el crecimiento proviene de aprender sobre las equivocaciones. Querer evitar que esto ocurra es más dañino.

– Fomenta la autonomía: Desde corta edad puedes fomentar en tu hijo el que empiece a hacer cosas por el mismo, desde vestirse sólo, hasta pedir su comida en un restaurante, en la medida que él empiece a necesitar menos de ti, implicará que está creciendo.

– Educa las emociones: Muchas de las dependencias tienen como origen un mal manejo emocional, promueve en tu hogar un espacio para expresar las emociones sin invalidarlas.

– Enseña hábitos de autocuidado y responsabilidad: Evita que por protegerlo asumas responsabilidades que no te corresponden, esto en las tareas del hogar y en sus obligaciones escolares.

Esta son algunas de las estrategias que de forma general se pueden fomentar desde la infancia, para facilitar un crecimiento y madurez en la persona, te invitamos a ponerlas en práctica y seguir informándote con nosotros.

 

Psic. Nadia Pamela García García

Especialista en Adicciones, por el Centro de Estudios Superiores Monte Fénix

Articulo para blog

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×