Podemos creer erróneamente que el consumo de drogas legales como el alcohol o tabaco no es grave, a diferencia del consumo de la cocaína o marihuana que son consideradas drogas ilegales.

La adicción no distingue entre una droga legal o ilegal, todas ellas generan cambios en el funcionamiento cerebral que afectan el comportamiento de la persona hasta generar una dependencia que lo afecta a él y a quienes le rodean. No te engañes, el consumo de drogas legales es igual de dañino que el consumo de drogas ilegales, elige tu bienestar y evita su consumo.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados