La toma de riesgos es un rasgo de personalidad de los adictos que se caracteriza por actuar sin pensar en las consecuencias dañinas hacia uno o hacia los demás y sin planeación previa, además de que les resultan altamente atractivas las situaciones novedosas o peligrosas, esto por la dopamina que se genera.

Entonces imagínate, si las drogas son en sí mismas peligrosas, aumenta la necesidad de algunas personas por las situaciones riesgosas.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×