Muchas personas en el día a día tratan inútilmente de controlar a las personas o situaciones a su alrededor. Si bien esto puede brindar una seguridad aparente, al final el control es una ilusión; ya que al intentar controlar a la gente, a los eventos, a las enfermedades y a quienes las padecen como en el caso de la adicción, son éstos quienes terminan controlando a la persona.

Cualquier cosa que tratemos de controlar tiene control sobre nosotros y nuestra vida. Ahora bien si con ayuda somos capaces de desprendernos de la necesidad por controlar, nos sentiremos suficientemente libres para disfrutar de hacernos cargos de nosotros mismos.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×