Cuando existe un consumo de drogas, el cerebro produce menos dopamina (neurotransmisor del placer) y su circuito de gratificación se puede volver muy limitado, disminuyendo su habilidad para sentir placer.

 

Es por eso que la persona que abusa de las drogas eventualmente se siente triste, desanimada e incluso deprimida, y no puede disfrutar de las cosas que antes le producían deleite.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×