La vida es demasiado corta, aún en el caso de vivirla con toda plenitud; pero nosotros, los alcohólicos, hemos desperdiciado tantos años de nuestras vidas, que ahora debemos multiplicar nuestros esfuerzos si es que esperamos vivir lo que nos resta de ella. En verdad, para nosotros es más tarde de lo que nos imaginábamos.

Sin embargo, tenemos un consuelo, y éste consiste en que es posible usar un solo momento para producir un sin fin de beneficios para la humanidad. Se ha desperdiciado mucho tiempo, pero todavía tenemos mucho por delante para hacer el bien.

La vida no se mide por su longitud, sino por su amplitud y profundidad.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×