El consumo de alucinógenos como el LSD (ácido lisérgico) popularmente se cree que ayudan a “expandir tu mente”. Sin embargo, su consumo no produce que tu “mente se expanda”, sino que sus efectos provocan alteraciones en tu cerebro y en la forma en cómo percibes las cosas.

Los usuarios por lo general experimentan fuertes pensamientos y sentimientos aterradores, como miedo a perder el control, miedo a la demencia y a la muerte, produciendo gran desesperación.

El riesgo radica también en la necesidad que algunos usuarios tienen de re-experimentar esta sensación, pensando que será diferente. Lo único que sucede es que éstos se desligan de sus actividades normales, dejando de disfrutar de lo que realmente es la vida.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×