El término de coalcoholismo, surgió en 1951, cuando Lois Wilson, esposa de Bill W. uno de los cofundadores de Alcohólicos Anónimos, decide fundar Al-Anon, pues ella y otras esposas de personas con alcoholismo en recuperación descubrieron que también sufrían un deterioro emocional, físico, mental y espiritual y que necesitaban de las mismas herramientas que sus esposos para recuperarse.

En 1960, Jellinek escribía al respecto: “El coalcoholismo o adicción a tener control sobre las personas, lugares o cosas, ha sido virtualmente relegada como un problema o síntoma secundario al alcoholismo, y tiende a ser visto como un síntoma reactivo.”

El coalcohólico muestra un patrón adictivo similar al del alcohólico, por ejemplo: la preocupación del alcohólico por el alcohol es similar a la preocupación del coalcohólico por el alcohólico.

Cermark, propone algunas características en las que se incluyen:

  • Basan su autoestima en la habilidad para influenciar o controlar sentimientos y conductas de otros a pesar de las serias consecuencias adversas que esto conlleva
  • Asumen la responsabilidad para cubrir las necesidades de otros excluyendo el conocimiento de las propias necesidades
  • Ansiedad y distorsiones de límites en situaciones de intimidad y separación
  • Tendencia a relacionarse con personas con desórdenes de personalidad o dependientes a drogas

Por esto es importante recalcar que los individuos que integran la familia con un miembro con adicción también enferman de manera progresiva.

El tratamiento de la persona con alcoholismo forzosamente va de la mano con el de la familia, ya que de no ser así, la rehabilitación puede ser menos efectiva. El alcoholismo como cualquier otra adicción es también una enfermedad familiar que con ayuda especializada puede favorecer el bienestar físico, social y emocional de cada uno de sus miembros.

http://ow.ly/gHQq30bMNqF

Linea de atencion permanente 970x90

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×