En la formación de nuestros hijos es fundamental establecer límites y disciplina en especial cuando queremos disminuir una actitud o comportamiento problemático. Sin embargo es importante también que felicites y reconozcas los esfuerzos y capacidades de tus hijos, independientemente de la edad que tengan.

Por ejemplo cuando mejora calificaciones en cierta materia, cuando observas que llega a un acuerdo con sus hermanos o cuando tiene disposición para ayudarte en las tareas del hogar, “veo te esforzaste para resolver…”, “felicidades por la forma en cómo resolviste…”, “admiro tu habilidad para…”, etc. Recuerda que la prevención de adicciones comienza en casa con nuestra manera de educar.

Linea de atencion permanente 970x90

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×