¿Por qué si en la actualidad las personas nos preocupamos tanto por nuestro cuerpo y nuestra imagen, no nos preocupamos igual por cuidar nuestros pensamientos y emociones?

Podemos tener una apariencia atractiva, destinar dinero, tiempo y energía para logarlo, pero de nada servirá si por dentro nuestras emociones no nos dejan disfrutar de nosotros mismos y de las relaciones con los demás. Las personas tendríamos que darle importancia y cuidado a nuestra salud emocional, y también espiritual. Estar al pendiente de nuestros pensamientos, reconocerlos y modificarlos si nos hacen daño, ver qué sentimos y cómo manejar esos sentimientos, darle un sentido a nuestras vidas, etc. Tú ¿qué opinas?

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×