Cuando un hijo joven empieza a consumir drogas, incluyendo el alcohol; el temor y el dolor de los padres pueden evitar que se tomen las acciones necesarias para interrumpirlo.

Pretenden que no pasa nada y se vuelven permisivos para evitar una confrontación o conflicto. Esta tolerancia puede ser entendida por ellos como abandono; en ocasiones el que consuman en casa es una llamada de querer atención y cariño.

Saber que un hijo está consumiendo drogas, incluyendo el alcohol, es doloroso; sin embargo, lo importante es solicitar ayuda para después poder ofrecerla. Si requieres apoyo te invitamos a escribirnos al siguiente link: http://bit.ly/1qVO67N

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×