A veces pensar que es demasiado tarde para pedir ayuda, después de que se ha vivido por mucho tiempo con conflictos y crisis, es un error.

Nunca es demasiado tarde para pedir ayuda y para empezar un proceso de cambio. Para algunos ambientes familiares donde el consumo de un miembro ha sido algo que ha permanecido por mucho tiempo puede generar desesperanza y la idea de que ya no hay nada que hacer; sin embargo uno puede estar y sentirse mejor, siempre y cuando esté dispuesto a trabajar en él mismo.

Si requieres de más información u orientación, te invitamos a escribirnos al siguiente link: http://bit.ly/1qVO67N

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×