Cuando se crece en un hogar con adicción el enojo y los resentimientos hacia los padres es algo común. Los hijos reconocen actitudes desagradables en ellos y hacia ellos que produce gran enojo hasta poder convertirse en odio.

¿Cómo un hijo puede odiar a un padre? Sucede, cuando las emociones no son trabajadas y se van acumulando por largo tiempo. Socialmente es mal visto e incluso condenado, esto contribuye a un gran sentimiento de culpa y tristeza que se encubre con odio. Y si bien, no somos culpables de los padres con los que crecimos, sí somos responsables de sanar las heridas del pasado, por un bienestar personal.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×