Reír es arriesgarse a parecer tontos. Llorar es arriesgarnos a parecer sentimentales. Presentar nuestras ideas es arriesgarnos a ser traicionados. Amar es arriesgarnos a no ser amados. Tener esperanza es arriesgarnos al fracaso. Pero debemos arriesgar, porque el mayor peligro en la vida es no arriesgar nada.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×