Cuando ante una situación difícil dudamos de nosotros mismos y de nuestras decisiones, podemos imaginar qué haría una persona a la que admiramos mucho en nuestro lugar, puede ser un familiar, pariente o incluso colega.

Alguien que te inspire por su forma en cómo afronta los problemas, quizás de ella recibas una alternativa que no habías contemplado, y nunca está de más en vez de imaginar cómo sería, platicar con esa persona sobre tu situación. Recuerda que a veces si estamos muy involucrados en el problema, perdemos de vista posibles soluciones, pedir apoyo de una mirada externa puede ser muy útil. Pregúntate ¿qué haría…en mi lugar?

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×