Las drogas como el PCP (http://bit.ly/1o8hYQc) y la ketamina (http://bit.ly/1rwxINv), que fueron inicialmente desarrollados como anestésico general para cirugía, distorsionan las percepciones visuales y auditivas y producen sentimientos de aislamiento o disociación del medio ambiente y de sí mismo.

Las drogas disociativas actúan alterando la distribución del neurotransmisor glutamato a través del cerebro; el glutamato está involucrado en la percepción del dolor, las respuestas al ambiente, y la memoria. El PCP y la ketamina, por lo tanto, son conocidos de manera más adecuada como “anestésicos disociativos”.
Son sustancias altamente adictivas, su uso compromete la vida ya que puede provocar un paro respiratorio.

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×