En ocasiones se les expresa a los hijos comentarios despectivos sobre el padre o madre que consume, como resultado del enojo y frustración por convivir con su adicción.

Este mensaje lastima a los hijos, los confunde e incluso pueden llegar a creer que son responsables de su consumo. Es necesario explicarles que la enfermedad de la adicción va más allá del control de la persona, y que no tiene que ver con el cariño o amor hacia ellos. El padre que no consume también necesita trabajar su enojo y frustración para evitar lastimar con sus actitudes a sus hijos y otros seres queridos. Si este es el caso busca ayuda, consulta
http://www.montefenix.org.mx/tratamiento/familiar/

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×