En cualquier relación, aparecerán conflictos en la interacción como parte de la misma convivencia, sin embargo parte de la solución implica asumir la propia responsabilidad sobre lo que ocurrió en la discusión.

Si reconocemos que tenemos una parte de responsabilidad en el problema, automáticamente podemos convertirnos en parte de la solución. Por ejemplo, en los conflictos con nuestros padres, hermanos, jefes, con nuestra actitud podemos asumir nuestra responsabilidad, culpar menos y cambiar para mejorar las relaciones con los que nos rodean. ¿Qué dices?

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×