Si tenemos un problema, que su solución sea una meta. No es necesario que sepamos cuál es su solución. Nuestro objetivo es resolver el problema. Y que el tomar una decisión sea en sí mismo la finalidad.

De esta forma podemos quitarle peso al resultado y movernos para actuar, en vez de esperar que el problema avance. Si nos percatamos que debemos cambiar algo, convirtámoslo en una meta. ¿Qué dices? ¿Cuál será tu meta?

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×