En el cerebro se procesa la información que recibimos por medio de nuestros sentidos. Cuando la información sensitivo-sensorial ingresa al cerebro, se ordena y/o organiza, para lo cual la Percepción discrimina figuras, espacios, ruidos, olores y las asocia con la Memoria, las Emociones, el Lenguaje, para, después. evaluar, valorar, significar, normar y programar, y, si así se requiere, emprender las acciones (desplazarse, moverse, responder, hablar, y un largo etcétera) y finalmente ejecutar la decisión de realizar o no una conducta. (1).

Vislumbrar los procesos realizados por nuestros cerebros es más complejo que lo anterior menciona Lavados (2012) porque nuestro cerebro se activa ante las experiencias (bottom-up) o puede dejar de operar (top-down) por la Intencionalidad y/o la Voluntad (2).

En los años cincuenta predominaba la comparación del cerebro con una máquina, de A. Turing, pero un psicólogo experimental británico, Donald Broadbent añadió que el cerebro era una máquina sí, pero que procesa información. Broadbent enunció una afirmación célebre “sólo podemos atender una voz a la vez”, apoyado en la problematización de la Atención de C. Cherry quien identificó que cuando asistimos a una reunión sólo podemos identificar una información a la vez mientras seleccionamos cuál conversación o estímulo dejamos de fuera (3).

 

¿Cuáles son los estudios sobre la Memoria?

En los 90, prevalecía aún el modelo de Broadbent quien murió en el 93, hasta hace apenas diez años se ha empezado a considerar que las redes atencionales son un conjunto de sistemas que enlazan directamente con la Memoria de trabajo.

Orgaz (2014) menciona que las redes atencionales y la Memoria de trabajo son componentes de la red ejecutiva que es el sistema encargado del control cognitivo. El sistema actualiza la información recibida y la pone en relación con información guardada y orienta la acción del sujeto (4).

Lavados (2012) afirma que la información entra a nuestro cerebro, la procesa y la reinterpreta de acuerdo a las experiencias, motivaciones, conceptos y emociones, es decir, el cerebro construye y reconstruye memoria a partir de las circunstancias, pensamientos, deseos y creencias del sujeto (5).

La memoria de acuerdo a Tulving es el almacenamiento y recuperación de la información y puede ser memoria de trabajo, a corto o a largo plazo, que a su vez puede ser semántica, episódica o procedimental. Otros autores, como mencionaron la memoria fotográfica y la memoria autobiográfica (6).

La Memoria crea un recuerdo de una experiencia.

 

Referencias

(1) (2) (5) Lavados, J. (2012). El cerebro y la educación. Neurobiología del aprendizaje. Chile: Taurus [En línea]. Consultado: [30 septiembre 2016] Disponible en: http://www.uchile.cl/publicaciones/88089/el-cerebro-y-la-educacion-neurobiologia-del-aprendizaje

(3) (6) Collin, C., Benson, N., Ginsburg, J., Grand, Voula., Lazkyan, M. Weeks, M. (2013). El libro de la Psicología, México: Santillana

(4) Orgaz, A. (2014) “El fenómeno de la infoxicación visto desde la neurociencia ¿qué hay de nuevo” Ponencia en Primer Congreso Internacional Infoxicación: mercado de la información y psique, Libro de Actas (pp. 229-234) Sevilla: Depósito de Investigación Universidad de Sevilla. Recuperado 30 septiembre 2016

(7) (8) Boundless. “Sensory Memory” Boundless Psychology. Boundless, Recuperado 8 agosto 2016. Disponible en:https://www.boundless.com/psychology/textbooks/boundless-psychology-textbook/memory-8/types-of-memory-52/sensory-memory-208 -12743 /

Artículos Relacionados

Teléfonos

5681 3011

(01) 800 0070 200

×