¡Ten una relación de amor contigo mismo! conócete, descubre qué te gusta, qué te apasiona, cuáles son tus cualidades, y cómo trabajar tus defectos. Aprende cosas nuevas, alimenta tu espíritu.
Recuerda que si eres adulto nadie, solamente tú, es responsable de cuidarte. Y cuando consideres que necesitas de ayuda o apoyo para hacerlo, no dudes en pedirla. Solicitar ayuda también es tu responsabilidad
En la medida que puedas brindarte amor, respeto y autocuidado podrás brindarle lo mismo a quienes te rodean, convirtiéndote en modelo saludable para ellos. ¿Te demuestras amor a ti mismo?

UNAM Ced. Prof. 1467928‏