“Muchos de nosotros acostumbrábamos decir, y creer, que todo el mundo bebe, y podíamos argumentar que nuestras bebida no era peor que la de muchas personas que conocíamos. Para ser francos, a medida que nuestra bebida se incrementaba a través de los años, muchos de nosotros tuvimos la tendencia a asociarnos cada vez menos con personas no bebedoras, y por consiguiente nos parecía que todos los que veíamos eran bebedores.

Ahora, en nuestra sobriedad, en cuanto a los demás nos sorprende encontrar que no todos ellos beben, y que muchos beben mucho menos de lo que nosotros imaginábamos”.  Del libro “Viviendo Sobrio” de AA

Pensamientos del día

Linea de atencion permanente 970x90

UNAM Ced. Prof. 1467928‏