Cuando una persona con adicción empieza su recuperación, las emociones que eran anestesiadas por el consumo surgen. Al principio la persona puede sentirse aturdida por sus sentimientos e incluso aparentar que “no siente nada”, otros empezaran a expresarse de una manera que su familia y amigos nunca habían visto y pueden asustarse, por esto es fundamental que los seres cercanos a quien padece adicción se informen y trabajen en sus propios sentimientos.

Aprender a manejar las emociones lleva tiempo, se requieren de varios ensayos y errores, al inicio de la recuperación la persona con adicción debe tener paciencia y quienes la rodean tal vez necesiten aún más. Lo esperanzador es que este camino se puede sobrellevar acompañado y apoyado por un especialista y por otras personas que han vivido lo mismo. http://lasadiccionestienensolucion.com/te-ayudamos/

UNAM Ced. Prof. 1467928‏