¿Irritable? ¿De mal humor todo el día? Cuántas veces su origen no proviene de no estarse alimentando o descansando lo suficiente.

Con las exigencias del día a día podemos descuidar los hábitos fundamentales para nuestro bienestar. Hacer ejercicio es otra de las actividades que es importante que desarrollemos, ya que a partir de estos hábitos saludables podemos mejorar nuestro estado de ánimo, las relaciones con los demás y evitar estar de “malas” todo el tiempo.

Antes de gritar, decir algo hiriente o sentir mucho cansancio, pregúntate ¿dormí bien? ¿Ya comí?

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados