Cuando la fiesta termina, los amigos se van, el ruido disminuye para dar paso al silencio, invade la soledad. Muchas de las personas que abusan de las drogas, incluyendo el alcohol, su principal detonador para el consumo es la soledad.

Si se acerca el fin de semana, y sus actividades escolares y laborales terminan les angustia estar solos, quieren “conseguir plan” que involucre el consumo para disminuir ese sentimiento de soledad. Por lo que el patrón se vuelve a repetir, soledad – fiesta, consumo – y nuevamente soledad. Aprender a lidiar con esta soledad y el aprender a estar con uno mismo, es uno de los aspectos que se trabajan en la recuperación de la adicción. Si necesitas de apoyo u orientación te invitamos a dar clic en el siguiente link: http://bit.ly/1k3SEXd

UNAM Ced. Prof. 1467928‏