FALSO

 

 

El consumo abusivo de alcohol hace perder el control sobre las emociones y sentimientos. Tras una breve sensación de bienestar, si se está triste o deprimido, ésta se agudiza. Asimismo, se produce una mayor fatiga y más sueño; también se pierde fuerza y coordinación.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados