Para muchas personas con adicción, la paz que experimentan en recuperación es una tranquilidad y serenidad que jamás habían sentido. Por primera vez en sus vidas, pueden silenciar sus pensamientos de culpa, remordimiento y ansiedad.

Existe una paz en su corazón de saber que sólo por hoy están haciendo lo que les corresponde para vivir en bienestar, como mantener su abstinencia, trabajar en ellos mismos y en sus emociones; y reparar el daño hecho a los demás. Teniendo como base el crecimiento espiritual. Si necesitas de apoyo u orientación te invitamos a dar clic en el siguiente link: http://bit.ly/1k3SEXd

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados