Un proceso de recuperación promueve, tanto para la persona con adicción como para sus familiares, un perdón a ellos mismos sobre lo que hicieron o no en el pasado. Perdonarse a uno mismo libera de culpas y remordimientos para dar espacio al aprendizaje y promover una mejor calidad de vida.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados