«Recuerda que si quieres influir en un adolescente, los elogios y las recompensas son mucho más poderosas, eficaces y duraderas que la crítica y el castigo”.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏