Las pastillas para el estrés, por lo general son benzodiacepinas, como el Valium. Y aunque son medicamentos recetados, el riesgo ocurre cuando se toman sin un seguimiento médico.

Estos depresores del sistema nervioso disminuyen la función cerebral, y si se combinan con alcohol, pueden llegar a disminuir peligrosamente la frecuencia cardíaca y la presión.
¿Por qué no mejor desestresarse de manera sana?

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados