Algunos deportistas de alto nivel, utilizan esteroides anabólicos, para favorecer el crecimiento óseo y muscular. Estas sustancias imitan los efectos de la testosterona, la hormona sexual masculina produciendo daños en el organismo, como alteraciones cardiacas, afectan la reproducción y provocan cambios hormonales.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados