Si un adolescente entra en contacto con el alcohol y abusa del mismo constantemente, el cerebro cambia y se adapta a la presencia de éste. Pronto el adolescente necesita más y más alcohol para sentir la misma cantidad de placer (bit.ly/1r51hTC).

Si después de esto sigue bebiendo, comenzará a sentir un deseo por tomar aún más y se sentirá incómodo al no hacerlo, siendo probable que genere una adicción. Conoce más sobre las consecuencias de las drogas en el cerebro adolescente a través de este link: bit.ly/1wtDLBm

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados