La causa más común de muerte por sobredosis es la mezcla de drogas. Las que se toman conjuntamente pueden aumentar sus efectos. Por ejemplo, las depresoras como el alcohol y los sedantes, aumentan el riesgo de perder el conocimiento y pueden provocar que la persona deje de respirar. Mientras que los estimulantes aumentan el peligro de tener convulsiones o ataques al corazón.

Sea como sea la mayoría de las sobredosis, ocurren de forma accidental. Cuando la persona está intoxicada no puede evaluar los riesgos de su consumo y pone su vida en peligro.

UNAM Ced. Prof. 1467928‏

Temas Relacionados